Amparo Jaramillo-Restrepo

Amparo Jarmillo-Restrepo

      Nací hace muchos años en Abejorral, un pequeño pueblo colombiano. He sido maestra de profesión. Obrera de la palabra por afición y sobreviviente de varios naufragios personales.
      A lo largo de mi continuo peregrinaje viví en varias ciudades colombianas en compañía de mi esposo y viendo crecer a mis hijos. Más tarde me convertí en inmigrante de Los Estados Unidos, país que llevo en mi corazón, y en el cual floreció casi por instinto de supervivencia mi vocación literaria.
      En 1990 publiqué en Nueva York un libro de cuentos que pasó sin pena ni gloria, titulado "En el limbo se habla español". Algunos de esos trabajos, casi todos sobre la vida de los inmigrantes en USA, cabalgan por ahí en la red, y pueden leerse además en mi página Web, una aventura que nació con la colaboración de algunos de mis hijos, y ha sobrevivido contra viento y marea, a pesar de la distancia que me separa ahora de ellos.
      Durante mis años de inmigrante, que me marcaron indeleblemente, empezaron a llegar los nietos, y trabajé como activista por algunas de las causas que me apasionan, como los derechos humanos; la importancia de que los niños latinos conserven el español, en un mundo en que el bilingüismo es indispensable; las causas pacifistas, y los problemas de mis hermanos inmigrantes.
      Vivo ahora en Colombia, en una amable ciudad llamada Guadalajara de Buga, muy cerca de Cali y a dos horas del Pacífico. A pesar de mi doble nacionalidad, me sigo considerando una ciudadana del mundo. Al otro lado del Atlántico quedaron las cenizas de mi hijo mayor, y el resto de mi familia incluyendo a mi bisnieta Julianna que veo a diario por Internet, y un grupo de amigos queridísimos, esos que me prestaron su hombro en los momentos difíciles, celebraron mis ratos de alegría, y me animaron a escribir aún en inglés, cuando el reto me parecía inalcanzable.
      En ese idioma, están escritos casi todos mis poemas contra la guerra, al lado de algunos artículos sobre temas del momento, que reflejan mis sentimientos y convicciones sobre diferentes asuntos, que me conmovieron en diversas circunstancias de mi vida, y siguen perturbando mi sueño, aún en la paz de este rinconcito colombiano.
      Mis géneros literarios favoritos son el cuento, la poesía y el ensayo, escritos en los dos idiomas, pero indudablemente, una de las ramas de mi trabajo que más alegrías me ha dado es la poesía infantil en español, que he tenido el privilegio de compartir con niños en mi ciudad, Guadalajara de Buga, y a través del Internet en varios países del planeta. Ha pasado mucha agua debajo de los puentes desde aquel lejano día en que mis hijos me ayudaron a construir mi página Web. Pero por supuesto que a través del tiempo y la distancia ha sido mi hijo Carlos Restrepo Jaramillo el encargado de llevar la antorcha y hacer que este sueño no se apague.
      En este momento será Huber Arboleda, un joven colombiano, quien tratará de llevar el timón y empujar las velas, para que este trabajo pueda continuar.



      Guadalajara de Buga, diciembre del 2015,